Neuropolítica y campañas emocionales

Neuropolítica y campañas emocionales lo impartio  María Pocoví  Directora General de Emotion Explorer LAB  y Bárbara Aucejo  del Departamento de Comunicación Política  de Emotion Explorer LAB en el  Máster en Asesoramiento de Imagen y Consultoría Política (MAICOP) de la Universidad Pontifica de Salamanca.

Durante dicha sesión se abordó el tema de la neurociencia aplicada a la política, ¿cómo funciona el cerebro del votante?, ¿a qué hay que apelar para estimularlo?. Se estudiaron diversos casos prácticos de campañas electorales en las cuales la neurociencia ha estado notablemente presente (Hugo Chávez, Obama, Sarkozy…), así como se abordaron las estrategias que, basándonos en la neurociencia, son capaces de ganar votos y conmover al votante para que ejerza su derecho a voto.

image

Alumnos del MAICOP durante la sesión práctica con la tecnología de reconocimiento facial de emociones.

Emotion Explorer LAB, como empresa experta en el reconocimiento facial de las emociones, cedió su software de reconocimiento facial para realizar unas prácticas que constaran en diseñar un discurso capaz de provocar en el electorado una de las emociones más empleadas en las campañas políticas (el miedo y la felicidad), al mismo tiempo los alumnos debían analizar un spot electoral a través de la aplicación Neuroresearch LAB con el fin de determinar si el spot provocaba las emociones pretendidas o si había fracasado en su intento, y en ese caso, ellos deberían reorientar la estrategia.

El grupo fue magnífico y activo en cada una de las partes, tanto en la parte teórica como en el taller práctico, sabiendo valorar una de las herramientas que estará a su alcance una vez se inicien en el apasionante mundo de la consultoría política; otros ya en activo se interesaron por su utilidad, por lo que es posible que para las próximas campañas electorales veamos ingeniosas estrategias y comunicaciones que no dejarán al electorado inerte.

De la sesión salieron ideas capaces de apelar a las emociones del electorado, clave en una estrategia política basada en la neurociencia, tales como aplicar, en las diversas acciones que componen las campañas, estímulos sensoriales que apelen a los cinco sentidos, más allá de los clásicos adscritos a este tipo de campañas: el oído y la vista.