las emociones se hacen realidad con emotion research lab

Las emociones se hacen realidad: enamorada de Valencia

Storytelling de nuestra becaria holandesa Judith Van Gestel – capítulo 1

Cuando estaba buscando un lugar para realizar mis prácticas, una cosa estaba clara: quería que fueran en el extranjero. Hablé con mi profesor y él me habló sobre esta increíble ciudad, Valencia. A él le encantaba, estaba muy emocionado. Empecé a buscar información sobre Valencia. La ciudad me parecía muy bonita. Todo era perfecto. Buen tiempo, grandes playas, plazas bonitas, grandes mercados centrales y por supuesto, muchas tiendas para salir de compras en Valencia. Empecé a pensar que las emociones se hacen realidad.

 

Así es como decidí realizar mis prácticas en Valencia. Por lo tanto, tenía que preparar todo para ese momento. Mudarme a otra ciudad cinco meses no es algo que se hace todos los días. Hice un gran esfuerzo pero cuando todos los papeles estaban completados, ¡mi viaje podía empezar!

 

Tenía que hacer mis maletas y decir adiós a toda la gente que quiero. Ese fue el momento en que me dí cuenta de que todo eso era verdad: estaba mudándome a Valencia. Estaba preparada para una nueva experiencia de vida. El lunes 29 de agosto me fui de Holanda y me mudé a esta gran ciudad! Nunca me habría imaginado esto. Era como un sueño hecho realidad.

 

Empezamos nuestro viaje con una semana de vacaciones en Valencia. Teníamos muchas cosas que ver: Ciudad de las Artes y las Ciencias, Mercado Central, Catedral, La Lonja, Plaza de la Virgen, Jardines del Turia, Plaza de Toros, Plaza del Ayuntamiento y las Torres de los Serranos. Y esto no era todo. La ciudad tiene muchas vistas impresionantes. Nos encantaba y parecía que vivir aquí durante 5 meses iba a ser una experiencia muy emocionante!

 

Fue una semana muy soleada, llena de palmeras, árboles, vistas panorámicas y gente agradable. Desafortunadamente, la primera semana en esta bonita ciudad pasó muy rápido y las vacaciones se terminaron. Tenía que empezar lo que había venido a hacer: mis prácticas en Emotion Research LAB. El lunes 5 de septiembre empecé estas prácticas. Este fue el momento, mi vida laboral comenzaba. Trabajar todos los días de 9 a 6. Todo cambió. Ya no era la chica que se dedicaba a estudiar. Desde ahora tenía que trabajar 20 horas a la semana en Emotion Research LAB.

¡ Las emociones se hacen realidad !