juego de pactos

Juego de pactos

Hoy María Pocoví, CEO y fundadora de Emotion Research LAB, ha vuelto a Espejo Público, el programa de las mañanas de Antena 3 que conduce Susanna Griso, para analizar los rostros protagonistas de este juego de pactos.
Hay voces que ya hablan de precampaña electoral y los candidatos se la juegan al construir su liderazgo emocional. Nadie quiere que la opinión pública lo identifique como el causante de unas nuevas elecciones. El factor emocional de Sánchez: la empatía con Rivera y el odio hacia Iglesias. ¿Tendrá las mismas consecuencias que vimos en el debate con Rajoy? Rivera encuentra su posicionamiento como mediador y siente deleite en la situación de bloqueo entre PP y PSOE. Ha mejorado su imagen en 10 puntos y tiene un posicionamiento en la mente del ciudadano ¿cuál es su verdadera estrategia?

Aquí su análisis en este ‘Juego de pactos’:
“Pedro Sánchez ha iniciado las reuniones con otros partidos para intentar llevar a buen puerto el encargo del Rey de lograr un pacto para la investidura. Tras la renuncia de Rajoy las alternativas son una gran coalición de izquierdas o una propuesta que integre PP, PSOE y C´S. Y los vetos cruzados de los distintos partidos convierten esto en un puzzle difícil de encajar. En este juego de tronos es importante analizar el liderazgo emocional que cada uno de los candidatos está construyendo.
La propuesta de Rivera de que sean equipos de negociación y no los propios líderes los que lleven el proceso de búsqueda de acuerdos, parece bastante sensata ya que hemos visto que, esta ha sido una campaña con alto grado de implicación emocional de los líderes. No podemos olvidar el debate electoral entre Rajoy y Pedro Sánchez, y el ataque de Rajoy a Sánchez: “porque el presidente del gobierno señor Rajoy, tiene que ser una persona decente, y usted no lo es”. Y aquí la cuestión clave fue si ese ataque se hacía desde la neutralidad, es decir, una estrategia de campaña dictada por los asesores o bien desde una implicación personal directa. El análisis con tecnología de reconocimiento facial de emociones de Emotion Research LAB permitió ver el ODIO en el estado emocional de Sánchez. Y a partir de ahí era claro que cualquier pacto PP-PSOE no sería una opción para ninguno de los dos candidatos. Y es que estudiar a Pedro Sánchez, es un buen ejemplo de cómo las personas tomamos las decisiones, jugando las emociones un papel fundamental en nuestra racionalidad“.

Lee el artículo completo en nuestro Barometro Político Emocional.
El viernes analizamos el sentimiento de traición de Alfonso Grau
Y el martes estaremos de nuevo aportando luz a la verdad en los rostros de los protagonistas del Caso Nóos.