emotion research lab llega a silicon valley de la mano de plug & play

Emotion Research LAB llega a Silicon Valley de la mano de Plug & Play

Estamos de celebración, Emotion Research LAB llega a Sillicon Valley de la mano de la aceleradora de startups más relevante del mundo, Plug & Play, para participar en su plataforma de Internet de las Cosas.

 

Plug & Play, el mayor ecosistema de startups del mundo

Plug & Play ofrece la oportunidad de conectar startups de todo el mundo con diferentes tipos de corporaciones. Una gran parte de ellas se tratan de compañías de Venture Capital que desean invertir en startups que consideran de gran potencial. Además, tenemos acceso a los responsables de los departamentos de innovación de las grandes compañías con base tecnológica.

En nuestro caso, esta oportunidad se está traduciendo en proyectos económicos de gran interés. La mentorización por parte de grandes profesionales de la industria facilita un alto grado de aprendizaje y madurez del equipo en el desempeño de proyectos internacionales.

Desde 2006, las compañías aceleradas han conseguido más de 6 billones de dólares en financiación. Empresas como Dropbox o Paypal nacieron aquí.

 

Emotion Research LAB llega a Silicon Valley

ERL ha sido seleccionada este año entre más de 8.5000 empresas. Solo 175 hemos sido las afortunadas, dándonos acceso a alguna de las plataformas de aceleración. En nuestro caso, formamos parte de la de Internet de las Cosas (IoT Batch 2017) durante tres meses.

María Pocoví CEO, y Alicia Mora COO, trabajarán junto a un gran importante número de empresas, como son HELLA, Fujitsu, Huawei, Henkel, ALPS o Kone, entre otras.

 

El Internet de las Cosas

En palabras de la propia aceleradora “el Internet de las Cosas lo es todo”. Es cierto, actualmente vivimos rodeados de aparatos electrónicos que utilizamos a todas horas, y este número va en aumento.

Ahora más que nunca vivimos interconectados por objetos que usamos con asiduidad en nuestros hogares. Nuestra meta es incrementar la capacidad de interactuar con las personas y ajustar esta interacción en base a sus emociones. Sobre esta base creamos lo que llamamos empatía artificial. Los humanos podrán tratar con cualquier máquina y esta detectará sus emociones. El gadget se comportará de acuerdo a la emoción mostrada por el individuo.

Un gran proyecto en el mejor de los sitios posibles para desarrollarlo.

Os esperamos en nuestras instalaciones de Sunnyvale.