emociones en las elecciones de Argentina

Las emociones en las elecciones de Argentina: superioridad de Macri y resignación de Scioli

Emotion Research Lab analiza las emociones en las elecciones de Argentina en el decisivo debate entre los candidatos a las elecciones presidenciales, Mauricio Macri y Daniel Scioli.

 

Mauricio Macri transmitió emocionalmente mayor seguridad y superioridad sobre su rival. Su patrón emocional expresa principalmente miedo y enfado, dos emociones que apuntan desprecio, lo cual presupone su sensación de superioridad. Por el contrario, Daniel Scioli dejó ver inconscientemente su inseguridad. Y ello porque, a pesar de que verbalmente se enfocaba en el ataque, sus microexpresiones faciales transmitían predominantemente tristeza.

Patrón emocional promedio de todo el debate entre Macri y Scioli en las elecciones Argentinas
Patrón emocional promedio de todo el debate

El patrón emocional promedio de todo el debate evidencia una mayor constancia emocional de Scioli frente a Macri, que presenta mayor disparidad. La combinación entre las emociones felicidad y enfado transmite sensación de seguridad y esas emociones son más elevadas en el discurso de Macri que en el de Scioli. Esta es la principal diferencia entre el patrón emocional de uno y otro. Scioli se muestra más inseguro que Macri, no sólo por sus inferiores niveles de felicidad+enfado sino también por el más alto nivel de tristeza que registra. Pero Macri también se muestra más temeroso, dado que sabe que va aventajado y tiene más que perder en este debate.

Las emociones transmitidas por Mauricio Macri
Las emociones transmitidas por Mauricio Macri

 

Las emociones transmitidas por Daniel Scioli en el debate en las elecciones Argentinas
Las emociones transmitidas por Daniel Scioli

La economía ha centrado buena parte de la batalla dialéctica entre los dos candidatos. En este tema, Macri ha apostado por un mensaje propositivo, con iniciativa, invitando al cambio, a vivir un futuro diferente. Un discurso que ha transmitido emocionalmente de forma coherente. En el análisis de sus microexpresiones faciales en ese momento, predomina la felicidad junto al enfado, lo cual denota honradez, rectitud y objetividad.

Igualmente, el candidato de Cambiemos transmite gran credibilidad a la audiencia cuando se refiere a los altos niveles de inseguridad que viven los argentinos. Su miedo y enfado en este punto suben de forma significativa demostrando inconscientemente que realmente lamenta esta situación, que está preocupado por ello, una empatía que se confirma en las métricas extraídas de ese momento.

El punto de menor credibilidad se descubre en Macri cuando habla del equipo que formará su gobierno. El análisis no muestra un patrón emocional que denote objetividad y convencimiento. A pesar de que defiende el fortalecimiento democrático en el país, la felicidad desaparece y la activación emocional se desplaza hacia el miedo y la tristeza. Sabe de las críticas que ha recibido por sus vinculaciones y su equipo. Intenta esconder su inseguridad por este motivo optando por el ataque innecesario, valorando esas críticas como “prejuicios”. Esta incoherencia hace que Mauricio Macri haya perdido credibilidad hacia el final del debate.

Por su parte, Daniel Scioli se esforzó durante casi todo el debate por convencer a los argentinos, sobre todo a los de clase media-baja, de que Macri realizará fuertes ajustes, eliminará subsidios y bajará los sueldos. Sin embargo, en su patrón emocional prevalecen la tristeza y la sorpresa, emociones que desvirtúan su credibilidad y eliminan cualquier efecto propositivo en la audiencia.

El patrón emocional de Scioli evidencia de forma constante durante todo el debate su inseguridad. Incluso, a pesar de que al final Macri decae en credibilidad, Scioli no aprovecha esa debilidad y mantiene la tristeza como emoción dominante en la expresividad de su discurso final.

Un momento del cara a cara

 

En conclusión, Scioli se muestra inseguro, basa su dialéctica fundamentalmente en el ataque y, las escasas propuestas que realiza se entremezclan en todo momento con reproches a la gestión de Macri, por tanto Scioli se muestra resignado y consciente de su clara desventaja en los sondeos, si bien es posible que, dado que no acudió al primer debate y que, en este sólo podía ganar restándole puntos a Macri, su intervención pueda darle una menor distancia en votos en los próximos comicios del 22 de noviembre.

María Pocoví

CEO de Emotion Research Lab

@pocovimaria