emociones del debate de investidura

Analizamos las emociones del debate de investidura para Antena 3

Tras dos intensos días en el Congreso de los Diputados, analizamos las emociones del debate de investidura para Antena 3.

La CEO de Emotion Research LAB, María Pocoví, acude al programa Espejo Público para comentar junto con Alfonso Egea los gestos de los líderes políticos. Analiza las microexpresiones faciales que mostraron durante sus discursos.

Intervención íntegra:

Las emociones del debate de investidura 

La molestia de Mariano Rajoy

El candidato a ser investido como presidente del Gobierno estuvo especialmente molesto durante todas sus intervenciones. Ha mostrado emociones como asombro, ironía o fastidio. Solo en los momentos que se ha hablado de corrupción detectamos ira en sus palabras.

La ira de Pedro Sánchez

El líder del PSOE ha seguido con su táctica de ataque personal a Rajoy, la cual viene manteniendo desde el debate cara a cara del pasado mes de diciembre. El resquemor que alberga desde su propia fallida investidura se traduce en una alta hostilidad personal.

El orgullo de Albert Rivera

Por su parte, el líder de Ciudadanos ha defendido su discurso de una manera coherente desde el punto de vista emocional. Cree en su papel de facilitador de un nuevo gobierno, tan urgente para el país como todos indican. Su “alto sentido de Estado” hace que transmita en ocasiones pesadumbre y ansiedad por la dificultad de que no se produzca ese acuerdo. Podemos seguir afirmando que sigue siendo coherente con sus emociones, independientemente de la posición que defienda.

La aversión de Pablo Iglesias

Tras el tono más cordial que quiso mostrar en la pasada campaña electoral, Iglesias optó por elevar el tono. En un discurso enfocado en gran medida hacia los suyos observamos cómo mostró una alta activación emocional, sostenida durante toda su intervención. Quizás estuvo condicionado por los resultados adversos que obtuvieron el pasado 26J y optó junto con su ejecutiva por mostrarse más reivindicativo.